viernes, 10 de enero de 2020

33 en verde. Repoblando la Sierra de La Unión. La jara de Cartagena

En entradas anteriores de nuestro blog os hemos ido contando cómo es nuestro proyecto  '33 en verde' de recuperación del hábitat de Tetraclinis articulata en el espacio del Parque Minero de La Unión. Dentro de este proyecto, hemos tenido el privilegio de poder colaborar con el programa de conservación de flora protegida de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia con la plantación, dentro del Parque Minero de La Unión, de 40 ejemplares de jara de Cartagena (Cistus heterophyllus subsp. carthaginensis), una especie en extremo riesgo de extinción. Te contamos a continuación algunos detalles de esta especie y su situación en los montes de la Sierra Minera. 

 Jara de cartagena (Cistus heterophyllus). Fotografía de José Antonio López Espinosa.


LAS JARAS EN LAS SIERRAS DE CARTAGENA Y LA UNIÓN. 

Cinco son las especies de jaras (Cistáceas) presentes en las sierras litorales de Cartagena. 



Es la más común de todas las especies de jaras en nuestras sierras, siendo extremadamente abundante en suelos con cal, especialmente si han sufrido incendios, ya que, como todas las jaras, es una planta pirófita (especie favorecida por los incendios).  

Se hibrida con facilidad con la jara de Cartagena y éste es uno de los problemas principales que se están presentando de cara a la conservación de esta última especie, ya que los pocos ejemplares que nos quedan de nuestra jara de Cartagena, después de análisis genéticos, se ha descubierto que no son puros sino que tienen genes de jara común.  



El jaguarzo es también una planta común por nuestra zona, pero, a diferencia de la jara común, no tolera la cal por lo se presenta de forma abundante sólo en las zonas de suelos silíceos entre Portmán y Cabo de Palos, principalmente. También es frecuente en la rambla del Cañar.

En nuestro proyecto de 33 en Verde tenemos prevista la producción e implantación de un buen número de ejemplares de jaguarzo en la zona del Parque Minero: Es una especie muy útil para los insectos polinizadores y para la regeneración de suelos. 



El romero macho presenta hojas muy parecidas a las del romero, de donde procede su nombre común. Es también relativamente abundante. 



El jaguarzo morisco es otra especie de suelos silíceos, sin cal, y es poco frecuente por nuestros montes. Nosotros sólo lo hemos visto de forma muy localizada por la zona de Atamaría. 



En 1901, el botánico aficionado Jiménez Munuera descubrió en la Peña del Águila, en Atamaría, y en el monte del Sancti Spíritu, una especie de cistácea que identificó como Cistus heterophyllus y a la que dio el nombre común de jara de Cartagena. En su momento, la definió como 'muy abundante' y recogió algunas muestras de herbario que fueron enviadas al Real Jardín Botánico de Madrid. 


Ilustración de 1825 de Robert Sweet (Londres) representando la especie Cistus heterophyllus

La jara de Cartagena es una especie iberoafricana, distribuida entre el sur de España y el norte de África (costas de Marruecos y Argelia). Las jaras africanas (Cistus heterophyllus subsp. heterophyllus) se catalogan como una subespecie diferente de las españolas (Cistus heterophyllus subsp. carthaginensis) 

La minería en La Unión durante los primeros años del siglo XX fue una industria extremadamente activa. La demanda creciente de plomo para satisfacer la industria balística en el contexto de la carrera armamentística de los años previos a la Primera Guerra Mundial hizo crecer de forma exponencial la explotación de los recursos mineros de las sierras de Cartagena y La Unión. La transformación del territorio en toda la zona fue brutal, quedando amplísimas superficies de monte completamente arrasadas. La jara de Cartagena no fue vuelta a ver nunca más y fue dada por extinguida. 



Afortunadamente, la planta no se encontraba totalmente extinta y en 1993 una pequeña población de 9 individuos fue descubierta en las inmediaciones de El Llano del Beal. Anteriormente había aparecido un único ejemplar solitario en La Pobla de Vallbona (Valencia).


Sin embargo, en 1983, los 9 ejemplares de El Llano del Beal fueron calcinados por un incendio forestal, pero, como hemos comentado antes, las jaras son plantas pirófitas y el fuego activó la germinación de las semillas que se encontraban en el suelo. Poco tiempo después, la población contaba con 27 ejemplares. La Comunidad Autónoma y la Universidad de Murcia recogieron semillas que fueron conservadas. Incluso se llevaron a cabo algunos experimentos de reintroducción de esta planta en lugares como el monte San Julián o en las Canteras romanas de Cartagena del pueblo de Canteras, intentos que no tuvieron el resultado esperado ya que los ejemplares terminaron muriendo sin producir descendencia en la zona.  

Jara de Cartagena en una plantación experimental realizada por ANSE en las Canteras romanas. Estos ejemplares ya no existen. 

Los 27 ejemplares silvestres que quedaban vivos durante la primera década de este siglo, sufrieron mucho la brutal sequía de la temporada 2013-14 y las altas temperaturas del año 2015, de forma que tras estos tres años, en 2016 sólo quedaban 3 ejemplares silvestres vivos, uno de los cuales no era además un individuo puro, sino híbrido con jara común. Afortunadamente, se conservaban en el banco de germoplasma de la Región de Murcia un buen número de semillas recogidas con anterioridad. 

DIFERENCIAS ENTRE LA JARA DE CARTAGENA (Cistus heterophyllus) Y LA JARA COMÚN (Cistus albidus).

A veces nos escribís por redes sociales o por correo electrónico diciéndonos que habéis descubierto jara de Cartagena en diferentes lugares de Cartagena. Algo así es bastante improbable, ya que sólo quedan 3 ejemplares silvestres. No obstante, para evitar estas frecuentes confusiones, os damos algunas claves. 

La flor de la jara de Cartagena tiene una mancha basal en los pétalos de color amarillo rodeada de un halo blanco. La jara común no tiene esta mancha. 


Las hojas de la jara de Cartagena son más pequeñas, oscuras y brillantes que las de la jara común, que tiene un color verde grisáceo opaco. 


Hojas de jara común. 

Hojas de jara de Cartagena.


Puedes ampliar esta información consultando AQUÍ. 

La jara de Cartagena ha sido declarada en peligro de extinción por la legislación estatal y en la actualidad, está en marcha un programa de recuperación que cuenta con la participación de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, la Generalitat Valenciana y el Ministerio de Medio Ambiente y Transición Ecológica. 

Puedes consultar los avances, las noticias y diferentes aspectos técnicos de este programa de conservación de la jara de Cartagena en su página web. 

Proyecto para la recuperación y conservación de la jara de Cartagena (Cistus heterophyllus subsp. carthaginensis)


El programa de recuperación ha publicado incluso un precioso y clarificativo vídeo que os colgamos aquí: 



Y puedes ampliar mucho más profusamente la información consultando esta monografía que han publicado los socios del programa de recuperación. 

La jara de Cartagena (Cistus heterophyllus), una especie en peligro. Estado actual de conocimientos



NUESTRA PEQUEÑA APORTACIÓN A LA CONSERVACIÓN DE LA JARA DE CARTAGENA. 

Cuando pusimos en marcha el proyecto de 33 en verde, enseguida se nos vino a la cabeza la posibilidad de colaborar en el programa de recuperación de esta especie, ya que teníamos previsto actuar justo en la zona en la que fue descubierta hace ya más de un siglo. 

Tras ponernos en contacto con el departamento de flora protegida de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, iniciamos los trámites administrativos para conseguir la cesión de unos 40 ejemplares para ser incluidos en nuestra plantación. En poco tiempo, nos fueron cedidas las plantas, producidas en el vivero Forestal de El Valle y se procedió a su implantación en el terreno. 

Esperamos que en unos años, estos ejemplares estén produciendo semillas y la especie vuelva a ocupar sus antiguos territorios en la Sierra Minera. 

Terminamos esta entrada con unas fotos de la plantación de nuestras primeras 40 jaras de Cartagena. 

Los 40 ejemplares con sus etiquetas identificativas individuales. 


Preparando los protectores especiales de malla metálica. 


Loic en acción.


Jorge plantando su jara.


Amós y su alcorque profesional.


Santiago colocando el protector de malla. 


Nano en acción.



Los 40 ejemplares quedaron perfectamente asentados, cada uno con su protector metálico y riego por goteo. Es necesario recordar que la jara de Cartagena es una especie estrictamente protegida, declarada en peligro de extinción, y que está prohibido, por supuesto, arrancarlas o cortarlas, pero también recoger semillas, producirlas y plantarlas sin permiso expreso de la administración regional.

..........................................................................................................................................

El proyecto de restauración forestal de la Sierra Minera se lleva a cabo en colaboración con la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), el Ayuntamiento de La Unión y la  Dirección Gral del Medio Natural de la Región de Murcia

....................................................................................................................................





Excelentísimo Ayto. de La Unión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario