viernes, 27 de enero de 2017

CABO TIÑOSO REVIVE: RECUPERANDO LOS SABINARES DE JUNIPERUS PHOENICEA

Vista de la bahía de Cartagena desde Cabo Tiñoso. 

Cabo Tiñoso se sitúa en el extremo Occidental de las sierras de Cartagena. Destaca especialmente por conformar, junto con Cabo de Gata, el lugar de la Península Ibérica que menos precipitaciones recibe, llegando apenas a los 150 mm anuales. Bioclimáticamente se sitúa dentro del denominado piso inframediterráneo, caracterizado por la extrema aridez y la suavidad de las temperaturas, careciendo de heladas invernales. 



Estas especiales condiciones climáticas han provocado que se concentren una gran cantidad de hábitats muy singulares dentro de la Unión Europea, con especies de plantas muy resistentes a la extrema sequedad del clima. 


Cabo Tiñoso a vista de dron. 

Por sus relevantes valores naturales, se encuentra incluido dentro del Parque Natural de la Sierra de la Muela, Cabo Tiñoso y Roldán, y está protegido por la legislación de la Unión Europea como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona de Especial Conservación de las Aves (ZEPA), dentro de la red Natura2000.


Los científicos ha determinado que la vegetación originaria que correspondería a este especial rincón del sureste estaría formado por matorrales arborescentes de especies como el cornical (Periploca angustifolia), el palmito (Chamaerops humilis), el esparto (Stipa tenacissima) y el espino negro (Rhamnus lycioides).  

En cuanto a los árboles de mayor porte, la progresiva disminución de las precipitaciones conforme nos desplazamos de este a oeste por las sierras de Cartagena, determinaría que el ciprés de Cartagena (Tetraclinis articulata) -incapaz de reproducirse en esta zona con tan escasa pluviometría- fuera desplazado como especie predominante en este rincón del sureste por la sabina negra (Juniperus phoenicea), junto con el enebro rojo (Juniperus oxycedrus)

Gran ejemplar centenario de sabina negra (Juniperus phoenicea) en las laderas de Cabo Tiñoso. 

En la actualidad, podemos encontrar algunos ejemplares centenarios de sabina negra dispersos por todo el parque natural que han conseguido sobrevivir a la acción humana, en algunos casos gracias a la inaccesibilidad de su ubicación. 

Sabina negra encaramada en un risco inaccesible.





Otra sabina asomando entre los acantilados.



Durante los años 60, Cabo Tiñoso fue reforestado por los militares con grandes masas de pino carrasco (Pinus halepensis), que, aún siendo autóctono, no correspondería con la vegetación originaria de la zona. Sin embargo, lentamente, los sabinares de Juniperus phoenicea van recuperando el espacio perdido y es posible encontrar muchos ejemplares jóvenes de sabina entre los espartales y cornicales, incluso creciendo entre los pinos. 

Joven ejemplar de sabina negra entre los espartales.


ARBA Cartagena quiere aportar un pequeño granito de arena para reforzar este proceso natural y que las siguientes generaciones puedan disfrutar de este precioso espacio natural como fue antes de que la acción humana lo destruyera. 

Para este proyecto contamos con el apoyo económico de la empresa ILBOC, del Valle de Escombreras. Asimismo, gracias a la colaboración de ANSE, vamos a disponer de una buena partida de plantones de sabina negra y enebro, procedentes de semillas recogidas en el mismo cabo Tiñoso, con la finalidad de recuperar los hábitats perdidos después de siglos de actividad humana. Acompañaremos los enebros y sabinas con otras especies propias de los matorrales inframediterráneos, como el lentisco, el cornical, el palmito o el acebuche. 

En 1973 se descubrió en la cercana localidad de Isla Plana, en la Cueva de la Higuera, un asentamiento del periodo neolítico con pinturas rupestres entre las cuales se encontraba representada la silueta de una cabra montesa (Capra pyrenaica). Sin duda, la cabra montesa corría por las cumbres de nuestras montañas y por entre los sabinares de Cabo Tiñoso y formaba parte de la dieta de los primeros habitantes de las sierras de Cartagena.

Representación de una cabra montesa en la Cueva de la Higuera en Isla Plana.


Nosotros hemos elegido esta silueta rupestre como emblema de un proyecto de recuperación a largo plazo de los antiguos sabinares de Cabo Tiñoso. 



Diseño: Pablo Martínez-Barahona


La cabra montesa está en expansión actualmente por las cordilleras béticas y ya ha sido vista en algunas montañas de la Región, tanto por el noroeste como por la sierras de Lorca y Águilas. ¿Volveremos a verla algún día por estos riscos?



Capra pyrenaica hispana.

Cartel de la convocatoria pública de la primera reforestación en Cabo Tiñoso. Diseño de Pablo Martínez-Barahona.

...........................................................................................................................................

El proyecto de recuperación de los sabinares de Cabo Tiñoso se lleva a cabo con el apoyo económico de la empresa ILBOC, del Valle de Escombreras y la colaboración de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), el Parque Ecoturístico Cabo Tiñoso así como de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, propietaria de los terrenos. 

....................................................................................................................................









domingo, 8 de enero de 2017

Seguimos plantando árboles en Fajardo. 

Durante estas vacaciones de navidad hemos seguido plantando árboles en el monte de la batería de Fajardo, a la entrada del puerto de Cartagena. 

Voluntarios de la plantación del día 2 de enero.


Gracias a ANSE y a Supermercados Supersano, que nos han cedido la planta, hemos conseguido plantar en total unos 600 árboles de diversas especies. El grueso de la plantación han sido plantones de ciprés de Cartagena (Tetraclinis articulata), el árbol que estructura el hábitat 9570 de la Unión Europea y objeto del proyecto LIFE + Tetraclinis para la recuperación de estos ecosistemas. 





Los más peques también aportaron su granito de arena. 

Después de la última de las plantaciones se recogió en el entorno de Fajardo una gran cantidad de basura que gente con comportamientos poco cívicos abandona por el monte. 

Basura recogida por el monte. 


Durante los próximos meses realizaremos tareas de mantenimiento de todo lo plantado y queremos, además, realizar, por lo menos, dos riegos de socorro antes de que lleguen los calores del verano.