jueves, 31 de diciembre de 2015

Los cuatro endemismos exclusivos del Campo de Cartagena.


Los cuatro endemismos exclusivos del Campo de Cartagena. 


Consecuencia de la especial climatología y posición geográfica del sureste de la Península Ibérica, éste concentra la mayor biodiversidad de todo el continente europeo, concentrando una gran cantidad de especies, tanto de origen europeo como africano, e incluso del próximo oriente, así como especies que son endemismos exclusivos de la zona.

Dentro de estos endemismos el Campo de Cartagena cuenta con cuatro joyas botánicas que sólo pueden encontrarse en nuestra comarca a nivel mundial. 


El garbancillo de Tallante (Astragalus nitidiflorus). 

El garbancillo de Tallante es una leguminosa endémica que sólo se localiza en los cerros volcánicos que rodean la pequeña localidad de Tallante. 



El garbancillo de Tallante en flor (Astragalus nitidiflorus).


El Cabezo Negro de Tallante, restos de un volcán cuaternario, donde se concentra una de las escasas localidades de esta leguminosa.

Fue descubierta a principios del siglo XX y, desde entonces, no volvió a ser vista, dándose por extinta, hasta que cien años después, en 2004, el botánico y buen amigo, Sergio Martínez, la redescubrió en un paseo ciclista por las inmediaciones de Los Pérez Bajos. 

Se trata de una planta en peligro de extinción y, con el fin de promover trabajos de conservación y preservación de su hábitat fue objeto de un proyecto LIFE de la Unión Europea que se inició en 2012 y que se desarrollará hasta mitad de 2016. 

Más información en wikipedia: Astragalus nitidiflorus y LIFE Garbancillo


La esparraguera del Mar Menor (Asparagus macrorriyzus). 


Catalogada inicialmente como Asparagus maritimus, fue catalogada como especie independiente durante el año 2013. 

Esparraguera del Mar Menor en las salinas de Marchamalo. 

Crece sobre suelos salinos y arenales en el entorno del Mar Menor, especialmente sobre solares del norte de La Manga. 

En la actualidad se encuentra desprotegida legalmente al no haber sido recogida todavía como especie exclusiva dentro del decreto de flora protegida. Al contar con menos de 200 ejemplares en estado salvaje y encontrarse éstos, en su mayoría, sobre suelos de carácter urbanizable de la Manga del Mar Menor, su estado de conservación debería considerarse como en peligro crítico de extinción. 
 
Rama con flores.

Frutos de la esparraguera del Mar Menor en diciembre.

Conscientes del gran peligro de inminente extinción que corre esta especie, la Asociación ANSE durante 2014 y 2015 se ha dedicado a la plantación de cientos de plantones de esta especie dentro del espacio protegido de Lo Poyo

Plantación realizada por ANSE en los saladares y dunas de Lo Poyo.

Plantón de Asparagus macrorrhizus.



El que una especie sea endémica no quiere decir que ésta tenga que ser escasa o estar en peligro. Eso es lo que le ocurre a la siempreviva de Cartagena, una especie del género Limonium (muy rico en endemismos) y que se ha especializado en vivir sobre suelos ricos en metales pesados, tan abundantes en nuestra sierra minera. Es muy frecuente encontrarla sobre suelos pobres desde Cabo de Palos hasta el Monte Roldán. En las cercanías de Cartagena puede encontrarse en los alrededores de la Atalaya y la Sierra de Pelayo.




Siempreviva de Cartagena en floración en verano en el monte Roldán.




Al igual que la especie anterior, se trata de un endemismo frecuente en su área de distribución que abarca todas las sierras orientales de Cartagena, desde la propia ciudad hasta el Cabo de Palos. 

Zamarrilla de Cartagena en un tomillar en Atamaría.



Otras endemismos singulares del Campo de Cartagena.

Otras especies de plantas notablemente singulares de las sierras de Cartagena, aunque no sean endemismos exclusivos son: 

La Manzanilla de Escombreras (Anthemis chrysantha),  un iberoafricanismo de distribución muy reducida entre las costas de Argelia y Cartagena, en peligro crítico de extinción y también objeto de un proyecto de conservación promovido por la UPCT, el puerto de Cartagena y la Fundación Biodiversidad.

Área de distribución de la manzanilla de Escombreras. 

Manzanillas de Escombreras en la punta de La Azohía.

La jara de Cartagena (Cistus heterophyllus subsp.carthaginensis). Se trata de otro iberoafricanismo, de amplia distribución en el norte de África pero reducido a una exigua población, muy mermada además últimamente, en las sierras de Cartagena en el ámbito europeo. 

La jara de Cartagena es una especie en peligro crítico de extinción en la Península Ibérica con un solo ejemplar en la Provincia de Valencia y una pequeña población en la Sierra Minera de Cartagena, la cual contaba hasta el año 2013 con menos de 30 ejemplares, algunos de los cuales además presentaban trazas de hibridación con la jara común (Cistus albidus). La sequía de los años 2014 y 2015 ha reducido aún más la población hasta dejarla reducida a menos de cinco ejemplares silvestres. En la actualidad, hay un plan de recuperación en marcha que esperemos que no haya llegado demasiado tarde. 

Jara de Cartagena (Cistus heterophyllus) en Atamaría. 

Un último endemismo exclusivo citado en las sierras de Cartagena, el rabogato del Mar Menor (Sideritis marminorensis o Sideritis pusilla subsp.carthaginensis) propuesto por algunos autores no es, sin embargo, aceptado como especie por las publicaciones especializadas, asignando los ejemplares de las Sierras de Cartagena a la especie Sideritis pusilla. 

Sideritis pusilla en el Carmolí.


1 comentario:

  1. Muchas gracias por traernos tanta y tan buena información 💗💗💗💗

    ResponderEliminar